¿Está la carne hormonada?


¿Es verdad lo que dicen que la carne está llena de antibióticos y hormonas?

El otro día en un grupo de whatsapp enviaron una circular para hacer boicot a una empresa de carne murciana muy conocida, que trabaja con carne de cerdo para su preparación y dispensación en la mayoría de tiendas y supermercados de todo el país. No es la primera vez que leo una noticia de este tipo.


¿De verdad estos alimentos están llenos de hormonas y antibióticos?


Tras leer esta noticia y ver los vídeos de Jordi Évole en su programa de la Sexta empecé a indagar, he revisado estudios, declaraciones e informes de la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, con poder legislativo en todo el continente) respecto a la presencia de medicamentos y otras sustancias en los animales y en los productos derivados de los mismos (como los huevos, la leche o la miel). Y he encontrado algo interesante.


El pasado mes de junio de 2018 la EFSA publicó su último informe con los datos más actualizados, "Report for 2016 on the results from the monitoring of veterinary medicinal product residues and other substances in live animals and animal products", todos ellos obtenidos de los cientos de miles de muestras obtenidas en las inspecciones realizadas durante 2016.


No sé si sabéis que La Directiva 96/22/CE prohíbe el uso de hormonas, de antibióticos y otros medicamentos en animales destinados a la producción de alimentos, salvo para fines terapéuticos y zootécnicos bien definidos y bajo estricto control veterinario.


Aun así, ¿queréis saber qué dicen los resultados de la EFSA?

Os traigo un resumen de lo que expone dicho informe:


• Hormonas. Total de muestras realizadas: 86.575. Porcentaje libre de hormonas: 99,89%. Del total de muestras analizadas para esta categoría, hubo 96 muestras no conformes (0,11%).

• Antibióticos: Total de muestras realizadas: 106.121. Porcentaje libre de antibióticos: 99,83%. Del total de muestras analizadas para esta categoría, hubo 180 muestras no conformes (0,17%). Se observaron las frecuencias más altas de muestras no conformes para la carne de caballo y la miel (0,80%).

• Beta-agonistas: Se analizaron 34.824 muestras dirigidas para beta-agonistas. Porcentaje libre de beta-agonistas (99.96%), con 13 muestras que no cumplieron (0.04%).

• Sustancias prohibidas: Se analizaron 81,489 muestras específicas para sustancias prohibidas, dando el 99.97% de las muestras libres de estas sustancias. 24 muestras (0,03%) no cumplieron y presentaron presencia de estas sustancias.

• Otros medicamentos: se analizaron 87,509 muestras específicas, estando libres el 99.82% de las mismas. 160 de ellas (0,18%) no cumplieron.

• Otras sustancias y contaminantes ambientales: se analizaron 36.923 muestras de sustancias, estando libres el 98.22% de ellas. 659 muestras resultaron no conforme (1.78%).


No soy yo el que va a defender el consumo de carne, sigo pensando que nuestra alimentación debe estar basada en otros grupos de alimentos que nos aportan salud, pero después de leer este informe me parece que en la población existe quimiofobia y los bulos vuelan.


No sé si habrá empresas que por ganar dinero hormonen a los animales y aún no les hayan pillado, o si les han pillado no lleguemos a enterarnos nunca porque eso no sale en las noticias.


Me gustaría pensar que si existe sea una práctica muy minoritaria. Lo que sí estoy convencido es que la próxima vez que alguien me diga que la carne, los huevos o la leche están hormonados, me van a tener que traer pruebas muy contundentes para cambiar de opinión.