¿Las dietas estrictas bajas en grasas ayudan a bajar el colesterol?


¿Qué dice la ciencia sobre las dietas bajas en colesterol sobre los niveles de colesterol en sangre?

Desde hace años convivimos con esas recomendaciones médicas que nos impulsan a catalogar lo que comemos en PROHIBIDO, LIMITADO Y PERMITIDO cuando nos detectan el colesterol alto.


Pero, ¿es verdad que deba realizar una dieta muy baja en grasas para poder bajar los niveles de colesterol? Veamos que dice la ciencia.


La evidencia científica que justifica utilizar estas estrategias no es muy robusta qu digamos ("Colesterol dietético y enfermedad cardiovascular: una revisión sistemática y metaanálisis”). En este estudio publicado en la Revista Americana de Nutrición Clínica en 2015 los autores confirmaron con bastante contundencia la falta de pruebas para recomendar este tipo de actitudes con los pacientes con niveles altos de colesterol.


A raíz de este estudio, las recomendaciones restrictivas respecto al colesterol que ingerimos con los alimentos se han ido relajando.

En 2018, la revista citada arriba vuelve a publicar un estudio muy interesante "Efectos del colesterol dietético consumido sobre los valores de colesterol LDL y colesterol HDL. Análisis y metaregresión.”


Los autores recopilaron los resultados de 55 ensayos clínicos sobre la ingesta de colesterol y su influencia en los niveles de colesterol LDL (“malo”) y HDL (“bueno”).


Los autores concluyen el estudio así:

"Hay un tendencia positiva que relaciona mayor colesterol en sangre cuanto mayor es el consumo de colesterol en la dieta.


Para un aumento de 100 mg diarios en la ingesta de colesterol, se prevé que las concentraciones de colesterol LDL circulante aumenten en 1,90 mg/dL según el modelo lineal y 4.46 mg / dL o 4.58 mg / dL según los modelos no lineales.

Un aumento de 200 mg diarios en el colesterol de la dieta aumentaría el colesterol LDL circulante en 3.8 mg/dL con el modelo lineal.


¿QUÉ SIGNIFICA ESTO PARA QUE SE ENTIENDA?


Pues que sí, que el colesterol que consumimos en la dieta sube el colesterol en sangre (o lo que es lo mismo: el que dejamos de consumir baja los niveles), pero lo hace de forma muy escueta.


¿Por qué? Se sabe que los receptores del intestino delgado que se encargan de absorber el colesterol se saturan y son incapaces de absorber más colesterol por más colesterol que consumamos.


Por tanto es posible que no sea una medida eficaz realizar dietas muy restrictivas en colesterol para tratar a aquellas personas que tienen cifras altas.


Esto no significa que esté haciendo apología de que todas las personas con y sin niveles altos de colesterol se lancen a comer panceta, embutidos y dulces, porque este tipo de alimentación sí puede elevar los triglicéridos, que son un tipo de grasas mucho más sensibles a elevarse con la dieta que hacemos.


Lo que intento advertir es que las personas con niveles elevados de colesterol no deberían realizar una alimentación muy distinta a la que en teoría debería realizar la población general.


El problema real es que la población general sigue alimentándose bastante mal. El español medio consume más calorías que provienen del alcohol que de las legumbres. Creo que con ese dato se dicen muchas cosas.


Las personas con niveles elevados de colesterol deben ser valoradas de forma individual, ya que el tratamiento farmacológico o no farmacológico va a depender de la calidad del colesterol más que de los niveles.


En próximas días más información sobre el colesterol.


Para consultas personalizadas: https://docline.es/dr-david-jose-palao-serrano

26 vistas