No existe el colesterol malo

Actualizado: 24 de jun de 2019


Nuestro organismo no fabrica colesterol malo ni colesterol bueno, fabrica colesterol

COLESTEROL PARTE 3

Como vimos en publicaciones previas únicamente existe un tipo de colesterol, y es imprescindible para la vida por intervenir en múltiples procesos fisiológicos.


Lo que hoy conocemos como colesterol “malo” o LDL, y colesterol “bueno” o HDL es una clasificación errónea, dado que nuestro organismo en condiciones de salud no fabrica una molécula de colesterol para autodestruirnos.


El mal llamado colesterol “malo” o LDL en realidad es una proteína que transporta colesterol (hay que interpretar este colesterol como algo bueno) y triglicéridos como energía para los diferentes órganos (además de las funciones que describí en la publicación de hace días).


Para entenderlo bien, imaginemos que existe un barco que sale de Melilla y hace diferentes paradas: en Málaga, Almería y vuelve a Melilla.

En esta metáfora, Melilla sería el hígado (donde se fabrica el barco). El barco sería la molécula que trasporta tanto el colesterol como los triglicéridos. Este barco es conocido como VLDL (mal llamado colesterol malo). La tripulación del barco sería el colesterol y los triglicéridos los pasajeros del barco.


Cuando este barco (VLDL) llega a Málaga (los músculos) bajan los pasajeros (triglicéridos) con la finalidad de ser fuente de energía para los órganos. En su próxima parada en Almería, más pasajeros siguen bajando (se siguen donando a los órganos moléculas triglicéridos) pero también hay cambio de tripulación (se cede colesterol a las glándulas suprarrenales para formar hormonas, por ejemplo).


Conforme este barco (VLDL) va cediendo colesterol y triglicéridos a los órganos, se va desinflando como un globo, y se convierte en un barco más pequeño (LDL). A los dos días, el barco (LDL) más pequeño vuelve a Melilla (el hígado) para ser reciclado, puesto a punto y cargado nuevamente de pasajeros y tripulación para ser enviado nuevamente a realizar el mismo trayecto.


Hasta aquí parece todo correcto, ¿verdad?


Entonces, ¿por qué seguimos hablando de colesterol malo y colesterol bueno?


En próximas publicaciones explicaré porqué este sistema puede torcerse y producir las llamadas enfermedades del corazón.