¿Puedo tomar soja si padezco del tiroides?


Es común no recomendar el consumo de soja en pacientes con problemas de tiroides

Una pregunta habitual que suelen hacerme en consulta y en redes sociales suele ser la siguiente: ¿con mi problema de salud, puedo tomar soja? ¿me han dicho en la farmacia que la soja produce cáncer? ¿mi médico me ha comentado que la soja puede darme problemas de tiroides?


Si realizáis una búsqueda por Internet sobre la soja encontraréis opiniones en las que algunos hechiceros de la nutrición le atribuyen poderes sanadores, como que cura la osteoporosis o que alivia y mejora los síntomas de la menopausia.


No, todo eso es falso. Y tan falso como que la soja produce cáncer o problemas en la glándula tiroides.


Hago una puntualización: hablo de la soja o derivados de la misma, no de los estractos de soja (en forma de pastillas), que a parte de llevar una parte muy pequeña de algo que se parece a la soja, lleva otras sustancias que hoy en día se tienen verdaderas sospechas sobre los efectos nocivos que pueden provocar en la salud.


Bien, volviendo a la soja como tal, se le atribuyen más efectos beneficiosos (no protectores) que perjudiciales, como legumbre que es. Si decides no tomar soja porque te da miedo, es comprensible siempre y cuando tu ingesta de otras legumbres sea habitual. Es como si me dices que no te gustan los zapatos de color marrón, pues estupendo, te diría que no me parece mal que no los compres pero que no por ello dejes de utilizar zapatos de otro color.


Hace unos años la Fundación Internacional para la Investigación del Cáncer emitió un comunicado para informar a la población que no habían evidencias para no recomendar la ingesta de soja tras los estudios poblacionales que se habían llevado a cabo.


¿La soja mejora los síntomas de la menopausia o mejora la osteoporosis?


No. No lo hace. Los estudios de rigor científico y sin el respaldo de la industria alimentaria realizados hasta la fecha han llegado a la conclusión de que las isoflavonas (sustancias presentes en la soja) no ejercen ningún efecto en humanos (sí en ratones, dado que los roedores metabolizan de forma diferente estas sustancias).


Por lo tanto no podemos recomendar la soja para mejorar síntomas de menopausia o para mejorar la osteoporosis porque estaríamos dando recomendaciones falsas.


¿Y qué pasa con el tiroides, me afecta si tomo soja?


Tampoco. La soja posee sustancias goitrógenas, es decir, sustancias que podrían producir bocio y alteraciones en el tiroides, pero tras los estudios de investigación se ha concluido y se ha comprobado que estas sustancias se inactivan cuando se cocinan. Por tanto, si deseas perderle el miedo a consumir soja, cocínala y listo.


Por tanto y para concluir, no hay evidencias de peso para afirmar que la soja sea perjudicial pero tampoco para afirmar que mejore la salud de los huesos y de las mujeres en la época de la menopausia.


Comer legumbres es saludable y si decides no comer soja no pasa nada, nadie se ha muerto por no comerla.

6 vistas