¿Es malo el café para la salud?


Solemos escuchar que el café sube la tensión, ¿es cierto?

Muchos pacientes con la tensión alta, otros sin este problema de salud, y a los que les encanta el café, me comentan en consulta que no lo toman de forma rutinaria porque tienen entendido que el café sube mucho la tensión.

Cuando hablemos de esta sustancia, que para muchos de nosotros constituye la pila con la que empezar las mañanas, debemos distinguir entre los efectos inmediatos del café y los efectos a largo plazo que ocasionan el consumo habitual de la bebida.

--> EFECTOS AGUDOS

El café tiene una serie de sustancias, entre ellas la cafeína, que hacen subir la tensión arterial de forma discreta (entre 5 y 10 mmHg) sobre todo 1 hora después de haberlo tomado, efecto que puede mantenerse hasta 3 horas. Por tanto, NO ES CORRECTO decir que el café "me sube mucho la tensión". Lo que sí es más visible es el aumento del pulso cardíaco, ligero temblor... --> EFECTOS A LARGO PLAZO

Existen múltiples trabajos científicos, que ponen de manifiesto que el consumo habitual de café (un máximo de 3-4 tazas al día) no constituye un problema para nuestro sistema cardiovascular ni en personas con la tensión alta ni en pacientes con un infarto de miocardio.


E incluso hay datos que apoyan que en individuos sanos la toma regular de café puede proteger contra el desarrollo de hipertensión arterial y muerte prematura (cierto es que se trata de un estudio observacional, con lo que tiene muchas limitaciones). Además bien es conocido el efecto de aumento del rendimiento tanto físico como mental, dado que la cafeína contenida en el café aumenta la concentración. Además, existen trabajos en los que se ha visto una asociación interesante entre el consumo de café y la protección contra diferentes tipos de cánceres (aunque no podamos recomendarlo como medida única de prevención porque no hay datos sólidos).

La ÚNICA PEGA de este alimento, es que en mujeres embarazadas se debe limitar el consumo por aumentar el riesgo de tener un bebé con bajo peso, y en mujeres post-menopáusicas por aumentar el riesgo de fracturas.

¡Qué bien sabe ese café mañanero!

A disfrutarlo.

¡ ¡ FELIZ DÍA ! !